Critica: Invictus (2010)


'Invictus' es la última creación del venerable Clint Eastwood (tras la cámara) quien ha contado con la colaboración de Anthony Peckham, guionísta de moda gracias a 'Sherlock Holmes', para adaptar el libro de John Carlin “El factor humano” (“Playing the enemy: Nelson Mandela and the game that made a Nation”) y realizar este drama deportivo con tintes de biopic que sea por la mezcla de géneros o por ser un encargo de un estudio, y no una inquietud personal del director, no nos ha mostrado al brillante Eastwood de títulos pasados como “Mystic River”, “Sin Perdón” o la reciente “Gran Torino”.

La historia trata la consecución por parte de Nelson Mandela, primer presidente de raza negra de Sudáfrica en la década de los 90, de la reconciliación de un pueblo dividido por el Apartheid, aferrado a la desconfianza entre la población blanca y negra del país y apunto de protagonizar una de las muchas guerras civiles africanas utilizando como vehículo de unión la celebración en 1995 del campeonato mundial de Rugby y el equipo nacional de los Springboks.


Hay que destacar que la película al contrario de lo que muchos piensan no se trata de un biopic (o no al menos viendo el planteamiento de la película) porque aunque haciendo uso de la historia nos pasea por los primeros años de gobierno de "Madiba" (tras 27 años de encarcelamiento como preso político) y como llevó a cabo su “revolución pacífica” reconciliando una población mediante el deporte no trata en ningún momento las medidas políticas ni económicas tomadas para la abolición del Apartheid y la democratización de Sudafrica si no que muestra la idea de la Sudáfrica del perdón y del futuro sin mirar atrás mediante una narración dividida en varias tramas enfocadas desde distintos prismas y estratos sociales que en sí mismas muestran la evolución del pensamiento general hacia la unificación del país.


‘Invictus’ arranca de forma prometedora en su primera parte donde nos regala un acertado retrato del Nelson Mandela político, presidente, conciliador y al final héroe pero también expone la gran falta de la película, junto a esa mezcla de géneros que no termina de convencer al espectador, que es la “divinización” del personaje a través de la remarcación de la capacidad oratoria del presidente africano, su faceta de iluminado estadista y su consecución de un plan libre de puntos débiles ni fisuras y fallando en el reflejo de la faceta humana que existe tras esa figura publica, y eso a pesar de la utilización de clichés como el hombre abandonado por su familia o el recordar el total de nombres que componen el equipo nacional, para terminar recayendo en el efectismo de un guión y siendo un producto conformista, blando y de final feliz en el que se observa además la premisa siempre presente de los dramas deportivos del equipo nulo que termina ganándolo todo a fuerza de coraje y trabajo aunque libre de la carga épica típica en un género como este.


A pesar de estas fallas comentadas encontramos un Eastwood casi impecable técnicamente, con una edición muy buena, una fotografía cuidadísima que en ocasiones te deja con la boca abierta en pasajes nocturnos o en los retratos de Sudáfrica, y una elección de planos y enfoques que desde el principio transforman al espectador en uno más sobre el campo, sintiéndote partícipe de cada jugada, pasando entre los jugadores y corriendo con ellos, y que a su vez hace incomprensible tras la ejecución ejemplar de los primeros partidos, arriesgándose incluso con un 360 dentro de una melé, el cambio de dichos esquemas en el último enfrentamiento decisivo del campeonato ante los temibles All Blacks por una realización plagada de cámaras lentas, particularmente a posteriori cuando salta a las celebraciones de la gente en sus hogares del triunfo, que empañan la inercia de la remontada deportiva hacia el momento más importante de la cinta.


No obstante, hay que tener presente la labor de los actores que es sin duda otro de los puntos fuertes de la cinta ya que en ellos recae buena parte del peso argumentativo de este film en el que encontramos a Morgan Freeman interpretando a Nelson Mandela con una interpretación muy creíble, aprovecho para recomendar (como ya hizo alguien conmigo) ver la película en V.O para apreciar el verdadero trabajo del actor para recrear el timbre y la cadencia de voz de Nelson Mandela, y muy contenida de uno de los personajes más elementales del siglo XXI que combinado con una gran caracterización del actor han hecho posible esa nominación al Oscar, y una interpretación correcta pero a la altura de la película del sobrehormonado Matt Damon para dar vida a Francois Pienaar, Capitán de los Springboks, quien es utilizado por Eastwood para dirigir otra de las tramas presentes y es en ella en la que cumple satisfactoriamente con sus funciones en las escenas de los partidos de Rugby.


En definitiva, 'Invictus' es un buen drama deportivo con tintes de biopic, épico a la par que predecible pero emotivo y bien interpretado, en el que Eastwood nos intenta hablar sobre el perdón y la redención tomando a Mandela y Sudáfrica como ejemplo pero que cuando afronta el terreno de lo épico titubea en su narrativa, entrando en juego la sensiblería y un efectismo que estropea un buen trabajo en el que se hecha en falta la acidez, la fuerza y el carisma que ha demostrado a lo largo de su carrera comprensible en parte al ser un encargo de una gran productora (y de ahí quizás la "sobreremarcación" de una de las caras de Mandela y el planteamineto de la película) pero que esperemos sea sólo para volver a darnos las satisfacciones que nos ha dado hasta ahora.



P.D. Quizás puede que la nota sea algo mayor porque me gusta el Rugby y para aquel espectador que no le gusta sería un 6.

Etiquetas: ,
Meneame.net Bitacoras.com wikio.es Apezz Fresqui.com Del.icio.us.com

13 divagaciones:

email_galicia dijo... [ Contestar al Comentario ]

La verdad es que no es de las mejores películas de Eastwood. Esta a años luz de, por ejemplo, Million Dollar Baby. Pero una peli del montón de Clint le da mil vueltas a la gran mayoría de películas que se estrenan. A mi me gustó cuando la vi, tanto que le di un 8, aunque ahora pienso que tal vez me excedí un poco y con un 7 podría ser suficiente valoración para esta película. Por tanto coincidimos.
La verdad es que lo mejor es el buen hacer de Eastwood para dotar de emoción a la narración y, sobre todo, la interpretación de Freeman. El propio Mandela dijo que Freeman sería el más indicado para interpretarlo, y se demuestra en esta película que tenía razón. Ambos se conocen desde hace 20 años. Y Freeman dijo que lo que más le costó fue el acento y, para prepararse, escuchó todos los discursos del líder surafricano que cayeron en sus manos.

Eloy Domínguez Serén dijo... [ Contestar al Comentario ]

Estoy de acuerdo contigo en que no se realiza un completo ni complejo retrato de Mandela ni desde el punto de vista político ni humano, pero tampoco ese es el principal objetivo de la película. Para poder hacerlo, sin duda tendrían que profundizar en los años que precedieron a su encarcelación y a su estancia en prisión. Yo no le achacaría demasiado esa carencia, porque en realidad la cinta quiere hablar de el comportamiento de un ser humano extraordinario en un contexto extraordinario (y concreto). Y, para ello, las pinceladas que se nos dan sobre él (sagaz, perseverante, persuasivo y optimista) nos ayudan a comprender por qué hizo lo que hizo y cómo lo hizo
Un saludo!

Mr. Lombreeze dijo... [ Contestar al Comentario ]

Si lo pide el note tengo que comentar por narices.

...que no termina de convencer a algún espectador, porque a mí me encantó y en USA cosechó buenas críticas.
Es que todos los defectos que he leído y oído señalar sobre está película, a mí no me lo parecen. Es como si al hablar de una tortilla de patata de un nuevo bar se dijera "bueno sí, muy rica, pero lo de siempre: huevo, patata y cebolla. Está muy trillado...". ¿Y?, ¿qué tiene de malo si está buena?. Un encargo. Sí, ¿y?, cuántos encargos realizaron Hawkes o Curtiz...
Me ha gustado tu reseña, la encuentro muy equilibrada y sensata.

email_galicia, que no, que no, que un 8 está muy bien. Haz caso al corazón y no a la razón. Dice Punset que se acierta más.

Me gusta vuestro blog. Tenía duda sobre si enlazaros al mundo gusano hasta que he visto que tenéis una categoría que dice "chicas" y he confirmado que se trata de un blog como dios manda. ;)
Saludos gusaniles. Quedáis enlazados.

Onetwothree dijo... [ Contestar al Comentario ]

@Email_galicia: La nota que le diste es la que pensaste oportuna y es lo que cuenta, y sí, la verdad que hay directores que aun en sus momentos más flojos dan a luz obras que superan con creces a media que imponen otros.

Sobre Mandela, yo soy relativamente joven para recordar gestos, andares y entonación de Mandela pero a raíz de la persona que me lo comentó cuando la vió en V.O., busqué por ahí y volví a ver la película pero en V.O. y la verdad que el producto es muy parecido aunque también hay mucha amistad de por medio y de ahí las declaraciones del propio Mandela.

@Eloy Domínguez: Antetodo bienvenido, efectivamente ese retrato no se pide, y es por lo que no se puede considerar un biopic ya que el género predominante no es ese, pero comentando lo que dices creo que aunque ese fuese el objetivo no haría falta trasladarse a los años previos a su mandato ya que el objetivo es el cambio, es decir, se necesita saber de todo lo relacionado con la etapa del cambio y el causante pero no como el causante ha llegado a ser como es y el porqué de sus actuaciones basadas en su experiencia.

Habla de un ser humano extraordinario pero quitándole su parte "ordinaria", lo deshumanizan y sólo resaltan y potencian las virtudes que les interesa mostrar de la figura de Madiba, y si intentan otra cosa no la consiguen y caen en clichés como los mencionados.

Acepto que quieran mostrarme la persona que hay detrás del cambio pero lo que no veo justo es que sólo expongan lo que les conviene y lo hagan todo poderoso y divino cuando al fin y al cabo sigue siendo un hombre.

Onetwothree dijo... [ Contestar al Comentario ]

@Mr.Lombreeze: Bienvenido tu también, el Nota da sus resultados aunque no todo el mundo le tiene el suficiente respeto como para hacerle caso y cumplir su ley.

Tienes bastante razón al evidenciar que hay espectadores a los que les ha gustado y no es la opinión del público en general pero yo pienso que lo malo de mezclar y no innovar es eso que te puede salir un producto que no convenza por ser “conformista”, porque si voy a ver “un producto más” espero que por lo menos tenga algo que dentro de ese "generalismo" saque algo (aunque claro ya es a título personal de cada uno aceptar o no eso).

La verdad que deberíamos retomar una categoría, es más, pilar fundamental de todo blog que se precie como es la de Chicas para despejar las dudas de aquellos que no terminen de vernos como un blog "Chuck norris Approved" xD

Un saludo!

ethan dijo... [ Contestar al Comentario ]

Coincido contigo en que el arranque es de lo mejor, y en la emotividad de la acción (y que a mí también me gusta el rugby). Pero es una peli menor, con poca personalidad, de un Eastwood al que se le pide más a estas alturas.
Saludos!

Onetwothree dijo... [ Contestar al Comentario ]

@Carlos Gallego: Lo cierto es que no es el mejor trabajo de Eastwood pero tampoco es malo.

@Ethan: Personalmente no creo que sea una peli menor, no me gusta este término y menos viéndola grandiosa filmografía de Clint, pero sí que es cierto que no es tan buena como el resto.

Un saludo.

El Cinéfago dijo... [ Contestar al Comentario ]

A mí Million Dollar Baby me parece sobrevalorada. Prefiero Mystic River, por ejemplo. En cuanto a Invictus, es una película menor del director, pero no por ello la peor. Eastwood no tiene malas películas en su haber en mi opinión. Lo peor de la película es su exceso de sacarina. Es demasiado dulce, buscando ensalzar a su protagonista, a la situación en sí. No se moja siendo más dura.

eulez dijo... [ Contestar al Comentario ]

Bastante de acuerdo con lo dicho aquí. Tal vez, lo único con lo que discrepo es que lo de las actuaciones de Freeman y Damon. A mi me parecen bastante simplonas. Y lo de Freeman es una imitación.

Onetwothree dijo... [ Contestar al Comentario ]

@El Cinéfago: No se si sobrevalorada pero tiene títulos muchos mejores que "Million Dolar Baby".

Como dices, está demasiado edulcorada con sólo unas facetas resaltadas, el "triunfalismo" de todo y el típico esquema de los dramas deportivos pero creo que todo lo que comentas y se comenta se debe a ser un encargo y no una inquietud personal de Clint.

@Eulez: Sobre las actuaciones, la de Freeman me pareció acertada y sobre todo como recreación, no por interpretación pura y dura, y la de Damon ha sido correcta.

Se les ha dado más bombo del necesario y alguno ha pillado alguna nominación un poco injusta pero bueno Hollywood es así :D

Un saludo.

Onetwothree dijo... [ Contestar al Comentario ]

@Anónimo: Primeramente te comunico que tras contestarte tu comentario será borrado por los insultos.

En lo referente a la película, el hecho de que esté basado en un libro está reflejado en el primer párrafo.

La película es predecible porque se ve desde un principio por donde va a encaminar sus paso y como va a resultar, independientemente de que esté basado en un hecho real y sea conocido o no por el espectador, y es algo que claramente se da a entender habiendo comentado la historia de Mandela y el libro antes de haberme metido de lleno en la crítica.

Un saludo.

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails